Gestación Subrogada, debate en la sociedad española

La gestación o maternidad subrogada constituye hoy un intenso debate en España, que ha llegado a su vez al Congreso de la mano de Ciudadanos, partido liberal progresista

La gestación subrogada es una técnica de reproducción asistida por la que una mujer accede a gestar el hijo de otra persona o pareja

                                                                                                                                                                                                                                  Gestación Subrogada, debate en la sociedad española.

 

La gestación o maternidad subrogada constituye hoy un intenso debate en España, que ha llegado a su vez al Congreso de la mano de Ciudadanos, partido liberal progresista. Las posiciones y opiniones sobre esta materia son muy diversas en la sociedad española. Se analiza desde las diferentes asociaciones, profesionales, colectivos, cúpula de los principales partidos e incluso, desde sus propios votantes. La sociedad es una entidad dinámica, en constante cambio y necesidad de adaptación a sus conflictos, este particular debate no es más que el reflejo del proceso evolutivo de la misma. Según la ONG suiza “International Social Security”, al año nacen al menos unos 20.000 niños mediante gestación subrogada en el mundo, de los cuales se estima que unos 1.000 son hijos de españoles. Esta última cifra es un mero cálculo, pues al ser una práctica alegal en España, no existen datos oficiales. También las asociaciones: “Asociación Española de Abogados de Familia” y “Son Nuestros Hijos”, confirman como 1.000 el número de niños que llegan a España nacidos por este método en el transcurso de un año. Cifra que además está aumentando de modo significativo, dado el descenso en los últimos años de la adopción internacional. Varias razones explican el descenso de dichas adopciones, que han caído por ejemplo de 5.541 en 2004 a 799 en 2015, entre ellas una mayor protección de la infancia en los países de origen. Resultando así el tiempo promedio para adoptar, unos 8 años.

 

En abril 2016 el Congreso aprobó la iniciativa de Ciudadanos para desbloquear la adopción y mejorar su transparencia.

 

En mayo de este mismo año, el partido naranja exigió al Gobierno aprobar de manera urgente el desbloqueo de las adopciones internacionales en España. Aun así, la adopción es un camino que muchos descartan recorrer frente a este método de gestación, por considerar el primero extremadamente largo y tortuoso.

La gestación subrogada está legalmente permitida en varios países del mundo como: Canadá, Reino Unido, Grecia, EUA, Rusia, Ucrania, India, Tailandia y más recientemente, ha sido aprobada en Portugal. La regulación, requisitos, así como las garantías jurídicas y éticas que ofrece cada uno, difieren de un país a otro. Coincidiendo el hecho de que en los países menos exigentes, el proceso es materialmente menos costoso, pero a nivel humano y ético lo es mucho más. Al año, un millar de familias españolas viajan al extranjero para poder acceder a este método reproductivo. En su camino algunos encuentran una industria opaca que opera en los límites de la legalidad y la ética, sin garantía alguna para ninguna de las partes involucradas, menos aún para los más vulnerables en el proceso. Los países menos transparentes son Ucrania, Rusia y en especial Tailandia o India, de los cuales llegan abundantes noticias sobre la explotación de gestantes y fraudes.

 

A nivel global existen tres posiciones hacia dicho método. Están los partidarios de una liberalización total al estilo de la que rige en California; los que defienden su total abolición o prohibición; y la tercera vía que aboga por su legalización en condiciones estrictas, que impidan cualquier transacción comercial, tal cual ocurre en los transplantes de órganos o en las donaciones por fecundación asistida.

 

En esta última postura, defensora de la legalización estricta del método, la dificultad estriba en establecer las garantías exigibles para asegurar que realmente, el sentido conceptual altruista del proceso se cumpla. Desde la Bioética se recuerda que uno de los principios fundamentales en la regulación de los progresos en Biomedicina, es que el cuerpo humano y su material genético, no pueden ser objeto de transacción comercial. Es el principio que evita por ejemplo, que ocurra el comercio con órganos.

 

En julio 2017 según los resultados del ObSERvatorio de MyWord para la cadena SER, la mayoría de los españoles se mostró favorable hacia la gestación subrogada y más del 70% avaló que se apruebe una ley que la regule en España. Seis de cada diez españoles dijeron tener una opinión formada sobre la misma, aunque uno de cada tres no se atrevió a opinar, y el 7% no había escuchado hablar sobre este tema. Entre los partidos de izquierda la mayoría de sus votantes estuvieron a favor de esta práctica. En el caso del PSOE un 63%, en Unidos Podemos un 55%. Los votantes del PP fueron los únicos que en gran medida la rechazaron, y los de Ciudadanos la aprobaron en un 68%. A pesar de esto, los votantes de todos los partidos apoyaron con claras mayorías el que se haga una ley para regularla. El rechazo, fundamentalmente desde el PP y Unidos Podemos, se justificó porque entienden que implica mercantilizar el cuerpo de la mujer convirtiéndola en un objeto. Mostraron una mayor preferencia hacia la adopción, explicando que esta gestación puede causar daños psicológicos en la madre gestante, y lo definieron a su vez como la mercantilización del deseo de ser padres.

 

Diversos colectivos feministas españoles rechazan la legalización de este método, lo hacen exponiendo que conlleva implícitamente la explotación de la mujer ya que vulnera sus derechos fundamentales.

 

Lo definen como una manifestación más del neoliberalismo sexual, una nueva forma de someter a la mujer mediante el alquiler de su capacidad de gestación. Exponen que propicia daños a los intereses del menor, sirviendo además como negocio a determinadas clínicas y otros agentes económicos. El colectivo “No somos vasijas”, denuncia que se convierte a la mujer en un recipiente reproductor a favor de terceros. Propone que se agilicen los trámites de la adopción, argumentando que permiten constatar la idoneidad de la tutela que se va a entregar, mientras que los padres en la gestación subrogada no pasan filtros.

Gestación Subrogada, debate en la sociedad española

Gestación Subrogada, debate en la sociedad española

En contraposición a los criterios de quienes rechazan regular la gestación subrogada en España, sus defensores plantean que es un hecho, una realidad que debe asumirse con valentía, coherencia y responsabilidad. Explican que en la actualidad los modelos de familia han cambiado, y que por minoritario o no que pueda ser un colectivo dentro de la sociedad, sus necesidades no deben ser obviadas o excluidas. El derecho a formar una familia sin discriminación, está recogido en el artículo 16 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

 

El dilema alrededor de este método de concepción, abre implícitamente otro no menos interesante. Uno que cuestiona sistemáticamente si las mujeres en la actualidad, en el marco de un Estado Democrático de Derecho, son capaces de tomar decisiones sobre sus vidas, sus cuerpos y asumir las derivaciones de las mismas. Sobra exponer que en la regulación del proceso hay que defender la dignidad de todas las personas involucradas, en especial la de los más endebles:  mujeres y niños. Respecto a la mujer, muchos ejemplifican su respuesta con el eslogan reivindicativo que en su momento se utilizó para defender el derecho al aborto: “Nosotras parimos, nosotras decidimos”. Incluso algunos autores plantean que ciertos colectivos feministas contrarios a la regulación, lo que hacen es ideologizar el debate más que centrarse en la defensa de los derechos de la mujer, lo cual consideran desacertado y equívoco como punto de partida.

 

Otras numerosas asociaciones piden la regularización de este procedimiento de gestación, tal cual se hizo con la donación de óvulos.

 

Hablan de exilio reproductivo y advierten de los peligros de que sea alegal en España, ya que existen agencias que por lucro empresarial se ofrecen a llevar a las familias españolas a países con una regulación dudosa. Todo ello derivado de que los precios y costos en los países más garantistas, escapan a las posibilidades económicas de la mayoría de la población española. En EUA uno de los países que en la actualidad ofrece las mayores garantías, este método puede costar sobre los 150.000 -170.000 euros.

 

Respecto a la preferencia y defensa a ultranza de la adopción frente a la gestación subrogada, según los principios y convicciones de unos, se alzan las voces en defensa de la libertad de elección individual para formar una familia, la cual debe ser limitada sólo para salvaguardar la libertad y los derechos de terceros. También argumentan que mirar hacia otro lado, el no afrontar un hecho objetivo, permitiendo así un vacío legal, puede ser más dañino que regular y penalizar todo aquello que se considere inaceptable durante el proceso.

 

El 27 de Junio de 2017 el presidente de Ciudadanos Albert Rivera, presentó en rueda de prensa la Ley de Gestación Subrogada, la cual definió como un proyecto de ley altruista, prudente y garantista. Comentó que dicha técnica es ya una realidad frente a la que se puede hacer tres cosas, una es “prohibir”, lo cual considera un error, otra es “no hacer nada”, alentando de este modo a las mafias y la búsqueda de dicha metodología sin garantías fuera de España, o “regularlo” con derechos, garantías y también limitación de las libertades en determinados casos.

 

Gestación Subrogada, debate en la sociedad española

Albert Rivera Patricia Reyes ; Gestación Subrogada, debate en la sociedad española

 

 

Argumentó que este es un debate que hay que abordar y regular, donde Ciudadanos quiere ser pionero con una ley capaz de garantizar, que la donación de vida por enfermedad o incapacidad sea posible.

Especificó que la mayoría de los casos de gestación subrogada en España, no son por parejas homosexuales, sino debido a mujeres con alguna enfermedad o dificultad para ser madres. Pidió a los partidos políticos que sean valientes así como libertad a los Diputados para que puedan votar en conciencia, sin represalias por el voto que emitan. Aclaró que desde el partido naranja aceptan enmiendas, mejoras, o condiciones para este proyecto de ley durante el debate parlamentario.

 

En cuanto a los aspectos técnicos, detalló que para poder acudir a este método, tiene que haberse agotado previamente cualquier otro de técnica reproductiva humana asistida. Tiene que tener un carácter altruista, con una compensación de los gastos derivados del embarazo o de los perjuicios que se puedan causar por este período de tiempo, pero no habrá un sueldo o una renta del trabajo asociado a ello. Para evitar el turismo sanitario, se aplicará exclusivamente a todo el que tenga residencia o nacionalidad española.

 

Con el objetivo de garantizar que las mujeres decidan en libertad y con seguridad, tienen que ser mayores de edad, con un mínimo de 25 años, exactamente el límite de edad que se exige en la ley de adopciones. Han de acreditar una situación socio-económica y familiar estable, no pueden tener antecedentes penales, ni abusos de drogas o alcohol, deben haber gestado con anterioridad al menos un hijo sano y conocer por tanto, lo que es ser madre. Se impone como límite máximo para ser madre gestante, hasta dos veces.

 

El contrato de gestación de subrogación será un documento público, que tendrá también una supervisión pública. Se creará a su vez un registro nacional de gestación por subrogación. Finalmente Rivera expuso que se trata de “regular”, no de permitirlo todo, esto en lugar de impedir lo que ya es un hecho consumado que disfrutan o padecen los españoles en otros países.

 

Lee también:   El coltán, mineral clave para el Congo

 

Lo cierto es que se decida lo que se decida en el Congreso español, la gestación subrogada es una obviedad en la práctica. Merece un debate responsable, no sólo internamente en cada país donde es demandada, exige también un análisis a nivel internacional. Requiere legislación, regulaciones, controles y soluciones a nivel global. Las instituciones y organismos internacionales no deben mirar hacia otro lado, ¡ya no! Mínimo es imperativo para los verdaderos inocentes y resultado de este método de gestación: los niños. Los países más democráticos deben afrontar este difícil reto con entereza, responsabilidad, altura de miras y ejemplaridad jurídico-democrática. La confrontación y el interés ideológico deben y tienen que mantenerse al margen, respetando además,  todas las sensibilidades implicadas.

 

La sociedad no es estática y se hace paulatinamente más compleja en sus interacciones, las cuales gracias a un proceso de globalización acelerado a últimas, se dirigen hacia la integración y maximización de su impacto. Esto sobre un mayor número de población, cada vez. Al punto que se demostró, que un pequeño brote de Ebola en una región distante de África, es capaz de poner en tensión al mundo entero.

 

Simplemente es el comienzo de tantos otros desafíos que habrá que continuar afrontando en lo adelante. No hay que temer a ser parte de la avanzada que toma decisiones, que arriesga.  Sí, al no hacerlo, al buscar hipócritas tangentes para eludir la complejidad,  escondiendo así nuestras inseguridades y temores como sociedad frente a lo nuevo, lo particular, lo que desde nuestra percepción emerge diferente.

 

Se leen muchas deliberaciones en relación a este tema mayoritariamente desde una única arista, los feministas enfocados hacia la mujer, altruistas enfocados hacia la adopción obviando la libertad de elegir el cómo, o conservadores rechazando todo proceso novedoso y distante de lo que consideran “normal”. ¿Pero dónde está el análisis pragmático, que involucre todas las sensibilidades, y que en especial evite las prácticas no éticas allí donde hoy ocurren? Para mi esta es la verdadera clave sobre este debate. La pregunta que merece cuanto antes y sin complejos, una valiente, meditada y responsable respuesta.

 

Lee también:   La ley electoral española debe avanzar hacia un sistema más proporcional y justo.

 

Tenad  Zamora

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.