La crisis de la industria del automóvil pasa factura a KuKa

Kuka quiere desmantelar puestos de empleo

 

 

Después del abrupto fin de su tendencia exitosa, el productor de robots Kuka decidió poner en marcha un paquete de medidas destinadas a la reducción de costes y despidos laborales.

 

Kuka fue durante un tiempo una marca puntera alemana, la cual servía de espejo en el sector de los brazos robóticos, la empresa fue vendida hace dos años a una empresa China.

 

Las cuenta de pérdidas y ganancias sufrieron un serio revés, por lo que el resultado del ejercicio fue claramente negativo. El año pasado tuvo un retroceso en su volumen de ventas de casi un 10%, lo cual fue peor de lo pronosticado, por ello la empresa planea recortar 300 millones de € en gastos, lo cual incluye recortes de personal.

 

Los inversores están horrorizados.

Las cuentas al completo de la empresa serán publicadas el día 28 de marzo.

 

 

 

 

 

La empresa China Midea garantizó los puestos de trabajo tras la compra de Kuka, hasta el 2023.

 

 

Según Kuka, la bajada de las ventas se debe al mercado Chino, el cual está enfriándose al nivel de la crisis financiera hace ya una década.

 

 

Lee también:   Solarword, quebrado y sin inversor interesado.

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.